Toda la información que un paseador de perros necesita

  • Vitaminas para perros ¿son siempre necesarias?

    21/oct/2013 | Escrito por: Igonzalez

    Muchas cuidadores se preguntan si las vitaminas para perros son realmente necesarias, para mantener sus mascotas con un estado saludable y vigoroso. En este artículo, os resumiremos algunas de las características de dichos complejos vitamínicos y cuándo deben ser administrados.

    Los perros que se alimentan bajo preparados comerciales de alta gama, en muy raras ocasiones necesitan de algún tipo de vitamina, ya que es normalmente la propia marca, la que incorpora estos pequeños oligoelementos en el producto. Sin embargo, sí pueden aparecer ciertas carencias en mascotas que se alimentan con comida casera, bien de nuestras sobras o con preparados de elaboración propia.

    No obstante primero de todo, debemos distinguir entre dos grupos de vitaminas: las hidrosolubles y las liposolubles. El primer grupo comprende la vitamina C y las conocidas popularmente como complejo B. Éstas se disuelven en fluidos como el agua, de forma que no quedan acumuladas en tejidos aunque se produzca una ingesta superior a las cantidades recomendadas. No obstante, su exceso también puede resultar perjudicial.

    vitaminas-necesarias-para-perros

    El complejo B actúa sobre todo, en procesos de transmisión de impulsos nerviosos, en la división celular, en el crecimiento y en la calcificación de huesos. Estas vitaminas son importantísimas para el metabolismo de los hidratos de carbono de nuestra mascota y el desarrollo neuronal. Por ello, en perros ancianos que presenten enfermedades que afecten al envejecimiento del sistema nervioso, puede ser conveniente aportar una pequeña cantidad en forma de complejo. Al igual ocurre en casos de animales con un índice alto de desnutrición y mala alimentación.

    La vitamina C o ácido ascórbico, interviene en el mantenimiento adecuado de tejidos como el conectivo, la piel y el pelaje del perro, refuerza el sistema inmunitario, actúa como agente antioxidante, y participa activamente como un elemento protector frente a enfermedades del corazón o degenerativas. No obstante, debes tener en cuenta que antes de adicionar cualquier complemento de vitamina C, es necesario que el veterinario haya recomendado el tratamiento para tu mascota. Recuerda que él es el profesional.

    Las vitaminas K, E, D y A pertenecen al grupo de las liposolubles debido a su naturaleza bioquímica. Éstas no pueden expulsarse por la orina, como ocurre con el grupo anterior, y van siendo absorbidas por la mucosa intestinal, para pasar a acumularse en los tejidos grasos, principalmente.  Intervienen en otros procesos metabólicos y fisiológicos, como el desarrollo de la vista, la absorción del calcio por los huesos, la formación de plaquetas para la coagulación de la sangre, y la síntesis de glóbulos rojos. Los excesos de vitaminas liposolubles entrañan un severo riesgo para la salud, incluso mayor al producido con las hidrosolubles.

    Por ello, si crees que tu perro puede estar enfermo a causa de alguna carencia vitamínica, no dudes en consultar previamente con tu veterinario para que él realice un examen en profundidad, que diagnostique la enfermedad de tu mascota. Incluso para momentos especiales en la vida del perro, como puede ser el parto o la lactancia, existen piensos con formulación adaptada que ya contienen las cantidades necesarias de oligoelementos. Porque la salud de nuestros compañeros ¡es lo primero!

    Publicado el octubre 21, 2013 · Categoria: Alimentación para perros, Medicina canina; Etiquetas: , ,
    Sin comentario

Deja tu respuesta

Síguenos en…

Consejo para tu perro

Te puede interesar…

En Twitter...